Mi viaje a Abadiana es una de las experiencias más gratificantes de mi vida.  Ha sido todo un descubrimiento de espiritualidad, de sensaciones y contrastes.  He conseguido eliminar la carga psicológica que me abrumaba y físicamente me encuentro mucho mejor.  Ha dejado de dolerme el esófago y el estómago.  Todavía tengo tratamiento para varios meses, así que espero seguir mejorando. Al mismo tiempo, ha sido muy agradable poder compartir nuestra experiencia en el grupo.  Ha sido muy enriquecedor.  Cada uno teníamos distintas expectativas y diferentes motivos para el viaje, pero el entendimiento y la conexión fueron inmediatos.  Gracias a todos por vuestra simpatía dulzura y cariño y a tí Dominique por coordinar y ser tan amorosa con todos nosotros. Espero que podamos algún día volver a repetir la experiencia.  Por mi parte ya me falta Abadiana y todo mi grupo. Ginebra, Suiza .Marzo, 2014  Carmen B. 65 años En primer lugar debo agradecer al Universo la oportunidad que nos ha dado a mi pareja y a mi la realización de este viaje a Abadiania y a la Casa  Don Ignacio. Que experiencia mas inolvidable!!!!!. También agradecemos el haber  fijado  nuestra atención en Dominique, no podíamos haber encontrado mejor  guía, no solo  por su sensibilidad y calidez humana, sino por todo lo que su Ser irradia de generosidad y  amor.   Con ella en todo momento te sientes acompañado y guiado y todas las dudas y cuestiones que te planteas  te las explica con sencillez, aportándote tranquilidad y paz.   A ello se suma su conocimiento en varios idiomas y el hecho de estar muy conectada con la esencia de la Casa, hecho que favoreció que todo fluyera de una manera tan sutil. Así como muchas personas realizan este viaje con la finalidad de sanación física, nuestro objetivo era para dar continuidad a nuestro trabajo espiritual  y recomendamos a cualquiera que sea  buscador@ este viaje,  por todo lo que te aporta a diferentes niveles. Allí muchas personas aprenden  a sanar y ha transformarse ellas mismas, despertando su yo interno. Para terminar debo agradecer también el habernos podido sumergir en  la Cascada (la Cachoeira) que se encuentra en las instalaciones detrás de la Casa. Fue una experiencia Sagrada.   En ese espacio  entras en contacto con los elementales del lugar (arboles, plantas y seres que allí habitan ) y al mismo tiempo recibes  limpieza y purificación. Gracias des de lo mas profundo Dominique. Y gracias también a cada una de las personas que formamos el  grupo de este viaje tan especial  y tan distinto a todo lo vivido hasta el momento. Merce. Lleida (España). Marzo-2014.     Hola Dominique, te mando unas palabras para poner por escrito mi bonita experiencia vivida en Abadiania, visitando la casa de Dom Inacio. La verdad que vuelves con una energía muy especial, con unas imágenes que quedan recordadas en el cerebro y un algo que no lo sé explicar ….que hay que vivirlo desde allí. Ver tanta gente con tanta fe, tanta buena onda positiva y tantas y tantas palabras que aunque no las entiendes las recuerdas con cariño…….una experiencia que va a costar olvidar. Y……un algo en tu corazón de agradecimiento a los que han hecho posible que pueda vivir la experiencia….me quedo mucho con las palabras y con esa musicalidad del portugués…sobre todo cuando asistía al Rosario; una experiencia sensorial que guardo en mi corazón. Joao de Deus tiene algo que no sé explicar con palabras; quizás su sencillez; pero la fuerza que emana es algo que hay que vivir y contar. El pueblo de Abadiania y su gente ….un encanto Dominique…gracias por haber estado ahí y por tu especial amabilidad y sensatez. ….con ganas de volver a Abadiania….abrazos. Alberto , Agosto 2014

Gracias Dominique, fue una gran experiencia venir a este lugar. El grupo que trajiste fue una bendición. Todos tienen un alma maravillosa.

Gracias por tus consejos y ayuda.

Mucho amor y bendiciones,

Olga R. Abril 2015

IMG_0848

querida Dominique,

no hay palabras para agradecerte lo muco nos ayudaste desde que Claudia, mi hermana, te encontró en el internet. Eres una luz entre tanto sufrimiento, duda y miedo.

Sigue haciendo tu misión y que Dios te bendiga

Te quiero mucho

Isabel K. Abril 2015

 

Querida Dominique

muchísimas gracias por tu ayuda y guía en este peregrinaje. Me voy de Abadiânia con mucho más amor, salud, compasión y enseñanza de como llegué. Gracias por tu labor.

Un abrazo fuerte, Claudia R. Abril 2015